Desde mi botas de rockero: La noche de El Flaco

Botas copy

Luis Alberto Spinetta en Asunción

La Noche de El Flaco

La noche del lunes 8 de junio se presentaba fresca, amenazaba lluvia pero en líneas generales el clima era agradable y prometedor así como el espectáculo que se presentaría horas más tardes en el renovado Teatro Municipal. Cuando llegamos hasta allí con Alejandro y Ricardo, dos de mis hijos, ya había unas diez personas esperando en el vestíbulo.

A medida que iban llegando, nos encontramos con antiguos amigos viajeros del rock  y por supuesto la conversación obligada era la trayectoria, la evolución y el feeling de El Flaco.

Estábamos los que habíamos acudido a aquel recordado concierto en el Coliseo Galaxia, sobre la calle Artigas y los que no pudieron asistir. En aquella ocasión y en compañía de Michi Oliva ponderábamos la  memoria de  El Flaco  para ejecutar uno tras otro sus temas recorriendo su basta discografía que en aquel entonces era mucho menor de la que hoy ostenta, veinte años después.

Cuando llegó la hora de ingresar el lugar estaba lleno, lo veíamos al “Perro” Willy Suchar, principal responsable de la venida de El Flaco, sonriente y rebosante de alegría, no era para menos, apostar por un número artístico como este sólo podía ocurrírsele a él… gracias “Perro”! […]

LA Spinetta Jinete

Ya cómodamente sentados en  el medio del auditorio, para escuchar mejor según los que saben de sonido, percibimos una variedad increíble entre el público, veteranos, jóvenes, jovencitos y hasta había un hombre vestido de riguroso traje y corbata, algo inusual en un espectáculo de rock.

Músicos, periodistas, actores, gente de televisión, de radio, universitarios, todos esperábamos el  inicio con indisimulada ansiedad. Los Perros de la Calle Luna abrieron la jornada musical con temas propios, nada de covers, anunció un elocuente Neine Heisecke, además de sus músicos habituales, esta vez en compañía de un maestro en el bajo, Tato Zili. Precisos, comunicativos y muy profesionales Los Perros de la Calle Luna, ladraron con lo que saben hacer, buena música. Cerraron su presentación haciendo un reagge cuyo título lleva el nombre de la banda  y un caluroso aplauso los acompañó.

El telón….viene El Flaco.

Se abre el telón…entra Mario Ferreiro con su singular sentido del humor, directamente del noticiero, sin escalas para hacer de presentador…entra El Flaco…primero un nutrido aplauso al que le sigue una  frenética ovación y después el público de pié coreando:

…olé…olé…olé…Flaco…Flacooooooo….. EMOCIONANTE!!!!

Allí estaba frente a nosotros una leyenda del rock, un músico virtuoso y un poeta excepcional: Luis Alberto Spinetta, El Flaco.

No recuerdo con cuál de sus temas dio inicio a la presentación que en compañía de su pianista y apoyados por un sonido inobjetable y una inspirada iluminación crearon un clima intimista, nostálgico y mágico.

Con las compuertas musicales abiertas el fluir de los temas se hizo intenso, vigoroso y apasionado, en las pausas El Flaco también se destacó por la rapidez para contestar con un exquisito sentido del humor las sugerencias del público.

Definir como un recorrido estelar por el universo de sus canciones, sería la forma correcta para calificar este recital. Con un Flaco lleno de energía e intensidad  que brindó sus temas cuya lírica y poesía tienen el sabor ineludible de la fantasía y el compromiso con la eterna búsqueda de un artista que está más allá  de muchos.

El pianista que lo acompañó hizo un solo  sencillamente bello  que presagiaba el final que irremediablemente llegó y que fue interrumpido, el final, por un  enardecido público que pedía un bis, cosa al que El Flaco accedió  con una precisa y contundente aclaración, solamente tocarían un tema más. Y así fue…como se imaginarán el aplauso final fue grandioso.

Salimos concluyendo que vinimos a un concierto de rock y terminamos presenciando un recital de poesías. Pero eso sí…muy felices.

Nico Espinosa

Anuncios

5 Respuestas a “Desde mi botas de rockero: La noche de El Flaco

  1. Brillante.
    Se me mojan los ojos de la tristeza de no haber estado.
    Pero igual, las memorias tendrán su oportunidad.

  2. ¡Que noche Nicodemus! Spinetta viene cada 20 años, no podíamos perdernos este concierto. El tipo está lejos de todo, y muy cerca de la verdadera inmortalidad. La que sólo brinda la verdadera poesía. ¿Quién resistirá cuando el arte ataque?

  3. ¡Que onda fue ese concierto! Spinetta se me hizo presente como se yo lo conociera desde siempre..uds. no se imaginan lo que es cuando uno , conoce a un musico criativo como el y un dia se lo ve de frente, en vivo. Lo imprtante es que esa senti el mismo escalafrio por la espina que he sentido cuando a los 14 años estuve por 1ª vez en Newport a ver mi inolvidable Dizzy Gillespie…e ya se pasaran 43 años .que bueno !!!
    Gracias Luis Alberto, por saber y poder transmitir toda su creatividad y experiencia de vida. estamos todos contigo, luchemos por la vida SIEMPRE.Gracias Nico por ese magnifico espacio.

  4. Willy Suchar - El Perro

    Gracias Nicasio por tus palabras (escritas)…Si, tenes razon…estaba feliz, muy feliz…Por todo, por lo que significa Spinetta, por el reencuentro con la “monada” y con los viejos y entrañables amigos…porque no todo esta perdido y porque, de vez en cuando, la vida te besa en la boca.
    Un gran Abrazo Nicasio.
    Tu hermano El Perro.

  5. Y que puedo decir? Lamento no haber estado… sana envidia… sana envidia… y felicidades por el relato, me hizo sentir como si hubiera asistido. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s