La columna de los amigos, hoy: Alex Noguera (3)

¿Las matemáticas mienten?

Hasta ahora los padres aplican las matemáticas para enseñar a sus pequeños. Por regla de tres simple les dicen que deben “ser buenos”, saludar correctamente, ser gentiles, amables, y si hay alguna ancianita en problemas, que la hagan cruzar la calle del brazo. No como el chiste ese en el que Frankenstein y Drácula van en un auto a toda velocidad y el vampiro le dice: “Cuidado, Frankie, la ancianita… cuidado con la ancianita… cuidado… Frankieeeeee…cuidadoooooo y ¡Pum!”

-“¡Uf!, Conde, pensé que no la alcanzaba, jo, jo, jo”… y consumatum est la viejita.

Lo primero que aprenden los niños son los números y la idea de que “si te esforzás y estudiás vas a ser un buen profesional”. En la época de las sumas, cuando los niños se convierten en adolescentes, los padres les advierten que tengan cuidado, que un hombre más una mujer es igual a hijos cuando el signo sale positivo… de no mediar alguna ecuación preservativa para evitar resultados negativos.

Matemáticas

Pero en esta época, los padres ya no saben qué enseñar. Los números no cuadran: ya ni los varones son tan varones ni los puestos de trabajo son para los que se quemaron las pestañas. En ningún momento les mencionan aspectos de la política y los padrinazgos para los puestos laborales. ¿Por qué? El hecho que los pobres crecen “buenos” como ovejitas, creyendo el cuento, y hasta el final siguen pobres porque en su honradez “efectivamente” viven ese cuento.

Como en Inglaterra cuando al viejito que estaba por tomar un vuelo hacia una isla desierta le preguntaban porqué se iba del país respondía: “Cuando era niño, la homosexualidad era mal vista, los hombres se casaban y tenían hijos. En los años 60 con “El amor libre”, los hombres tenían el pelo largo, las mujeres pantalones y la homsexualidad dejó de ser un tabú. Luego vinieron las protestas “gay”, exigiendo igualdad de derechos y ahora hasta se pueden casar, adoptar, o alquilar vientres de mujeres para engendrar niños sin siquiera “ensuciarse”. Por eso me voy, porque tengo miedo. Así como vamos, ¿quién me asegura que en el futuro la homosexualidad no será obligatoria en este país?

Siguiendo con las matemáticas y la relatividad de Einstein, es correcta la igualdad laboral, pero no tiene chiste acceder a puestos públicos por tendencias. Si antes uno más uno eran dos, ahora los padres ya no están tan seguros y ni si enviar a sus hijos a la universidad o a que practiquen con el “florero”, enseñar honestidad o tener dinero, si formar una familia o desatar instintos o defender la responsabilidad o vivir la vida loca.

Ni toda Groenlandia sería suficiente para albergar a tantos progenitores exiliados. Y en eso, los números no mienten. Volare… oh, oh, oh, oh,… cantare… oh, oh, oh, oh… llorare ay, ay, ay, ay…

Alex Noguera

Anuncios

Una respuesta a “La columna de los amigos, hoy: Alex Noguera (3)

  1. las matemáticas son exactas, nosotros nomás que dejeneramos todo! Me gustó mucho el artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s