La columna de los amigos, hoy: Gustavo González Maffiodo

Promesas o mentiras

Gustavo González Maffiodo

Según Sabina, las mejores promesas son esas que no hay que cumplir, y los políticos, mas en épocas de campañas eleccionarias, saben muy bien de que estamos hablando.

Pero solo los políticos prometen?.

Cuando nos dicen, siendo niños, que si nos portamos bien recibiremos una pelota o una bicicleta, ambos, madre e hijo, saben que el crío no se portará bien y que la bici no figura en el presupuesto general de gastos de la familia, pero todos quedan satisfechos.

Estas son las promesas “benignas” donde el provecho es para el niño, como “una cucharada mas de la sopa y te vas a jugar”.

Ya siendo jóvenes, el tinte sexual se asocia con las promesas, y quien no dijo o escuchó la oferta de “vos no me querés si no me das eso” o “claro que me caso contigo si me das eso”.

Aclaro que “eso” en mi época se refería a lo más preciado que tenía la mujer, de esa época,  hoy creo que “eso” se refiere al teléfono celular o algún adelanto del sueldo.

Aquí, el incumplimiento de la promesa, que se sospecha, intuye o asegura, puede acarrear problemas a los 9 meses, marcando un rumbo diferente de las personas involucradas, para bien o para mal.

Ya de adultos, arreglaremos los baches en 48 horas, en este país no habrán más pobres, lucharemos contra la corrupción, avanzaremos 50 años en 5 años, beberemos el agua del Mburicaó, camino seguro, Hasta Tokio no paramos,  fueron promesas como sinónimos de mentiras, dándole la razón a Sabina.

Pero la elección de estos mentirosos no se debió a las promesas realizadas, sino que nuestra psiquis ya estaba predispuesta a darles nuestro voto. Solo necesitamos auto convencernos que eran los mejores candidatos. Con el tiempo surgen nuevas promesas que van opacando a las anteriores y sigue la vida.

El incumplimiento trae aparejada una molestia mayor que las anteriores, afectando nuestra vida cotidiana, por el afán que tenemos de una vida mejor.

No existirá un método de grabar las promesas, tipo declaración jurada, y que el no cumplimiento sea pasible de sanciones?. Si hasta la promesa de casamiento no cumplida es llevada a Tribunales en busca de un resarcimiento económico por el tiempo perdido.

Creo que ese día se acaban los políticos y los jóvenes buscarán otras excusas para tener relaciones sexuales, aunque pensándolo bien, lo que hacen los políticos con nosotros, no está catalogado como relación sexual, aunque dichade otra manera?.

Anuncios

5 Respuestas a “La columna de los amigos, hoy: Gustavo González Maffiodo

  1. Muy cierto lo de la predisposición del paraguayo común a votar por un determinado candidato no importa que tan disparatadas sean sus promesas…a mi si me prometen que vienen Iron Maiden, Judas Priest y Black Sabbath a tocar en el Defensores les voto sin pensarlo dos veces… xD

  2. jajajajaja……….muy cierto amiwis….siempre la misma bolaterapia electoral…che kuerai!!!!…..

  3. “Eso” es hoy un emblema de combustible nomas

  4. También es una práctica muy frecuente las promesas de trabajo o algún favor a cambio de acceder al “eso”, principalemente las mujeres y también se están dan casos de varones. Está práctica es realizada por empresarios, directores de entes públicos, en el Poder Judicial, en la Aduana de los puestos fronterizos, et.

  5. Con bolaterapia o sin bolaterapia el 2013 tiene ganador, gracias a los buenos oficios de los que trajeron el cambio, y ya sabemos que pueden prometer o dejar de prometer, igual ganan incluso con el pato Donald. Ojalá se ahorren las promesas así no se sentirán tan frustrados los que los votan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s